Domingo, 10 de junio de 2012

¿Rescatados o Perdidos?

Guardar en Mis Noticias. Enviar por email
Emilio PM
 Menos mal que el sistema financiero español no necesitaba ayudas. Digo esto, porque Dolores de Cospedal un día antes del “préstamo muy favorable” - como denomina De Guindos al rescate que nos hacen desde la U.E. – declaraba,  “No hay incertidumbre sobre la economía española porque España tiene la solidez suficiente para aguantar la situación actual y salir airosa de los momentos en que nos encontramos”. Pero bueno que iba a decir la Presidenta de Castilla la Mancha y Secretaria General del PP, cuando  el hoy "desaparecido" Rajoy unos días antes también descartaba el rescate europeo para el sector bancario de España.

El caso es que las noticias que nos llegaban días atrás desde EE.UU. y también de otros países europeos, no eran rumores infundados e interesados de determinadas entidades financieras extranjeras en hacer caer la bolsa española para entrar a saco con OPAS  hostiles a  algunas apetecibles empresas españolas, tal y como algunos “listillos” interesados, bien pagados y bien comidos, declaraban.  

Aunque también ahora, políticos y “listillos” les cuesta decir que esto sea un rescate. Pero bueno, como ya estamos acostumbrados a escuchar casi que de todo a nuestros políticos, la cosa es que ya no nos sorprende.  Hagamos un poco de memoria. Cuando empezó la crisis, Zapatero negó que hubiese tal crisis. Más tarde reconoció que si que había habido crisis y que quizás se había actuado tarde, pero que no había habido improvisación en las decisiones adoptadas. ¿Qué no se improvisó? ¿Pero es que pueden creer que quede alguien en este país que a estas alturas no se haya dado cuenta de cómo funcionamos?

La cosa es que la crisis ya  estaba instalada en nuestro país, muy bien instalada diría yo. También por aquel entonces el propio Rajoy en sus mítines  de campaña decía y repetía que la crisis pasaba por hacer bien las cosas y aplicar el sentido común. Nada de subidas impositivas. Creación de empleo y apoyo a los autónomos y a la pequeña empresa. A día de hoy y como ahora son los socialistas los que andan en la oposición pues son éstos los que se encargan de recordarle eso de  "Donde dije digo, digo recortes", en alusión a la promesa de Rajoy de que recortaría en todo, salvo en educación y sanidad.

Lo cierto es que unos u otros, que son los dos, nos han llenado la cabeza de eufemismos, es decir, de  una sarta de palabras que maquillan a otras que son meridianamente claras, como crisis, impuestos, recortes, despidos, paro y, ahora, rescate. Un rescate, que De Guindos eufemiza, entre otras lindezas, como un “apoyo financiero” y que España ha pedido a la UE para tratar de sacar a los bancos españoles del agujero en el que se metieron con el estallido de la burbuja inmobiliaria en la que se vivió durante años y que nadie de nuestros gobernantes políticos o monetarios vieron o quisieron ver.

Un rescate que con eufemismo o sin él, nos va suponer estar vigilados "estrechamente" que España cumpla su actual programa de ajuste para eliminar su déficit excesivo y aplique reformas estructurales. Nadie da duros a cuatro pesetas, es un dicho muy antiguo y aunque lo digamos en España, los del resto de Europa no solamente es que también lo saben, sino que lo aplican. La ayuda de hasta 100.000 millones de euros para sanear el sector financiero español elevará la presión sobre los objetivos presupuestarios de España (objetivos de déficit y deuda). Las ayudas conllevarán nuevas medidas de consolidación fiscal. Es decir, más recortes de gastos y nuevas subidas de impuestos.

Mientras tanto,  Mariano Rajoy no ofrece ninguna explicación en este día del rescate, quizás porque le pueda resultar difícil explicarnos  que haya sido él, precisamente él, quien haya tenido que presidir el gobierno que ha solicitado un rescate, perdón, un préstamo ventajoso, al sistema financiero español, cuando él, hace unos meses, llegó al Gobierno con la promesa de bajar la prima de riesgo, crear empleo y recuperar la confianza de los españoles.  

Ahora, los que gobiernan, que son los del PP, tratarán una vez más de maquillar lo acontecido. y los del mayor partido de la oposición, es decir los del PSOE, tratarán de desmarcarse, como si la cosa no fuese con ellos. Mientras tanto, los españoles, seguiremos sufriendo las consecuencias de políticas del despilfarro del dinero público y es que ya va siendo hora de que puestos a hacer reformas se apruebe en el parlamento con toda seriedad y rigor la inclusión del despilfarro público en el Código Penal, porque mientras eso no se lleve a cabo, ni los políticos habrán podido llegar a más, ni los españoles a menos.

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
laredcomarcal.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
POWERED BY FOLIOePRESS