Viernes, 15 de junio de 2012
CANAL VINO

Entrevista con Diego Morcillo y Antonio Ramos de Grupo Coviñas

Guardar en Mis Noticias. Enviar por email
REDACCIÓN

Coviñas es la bodega de la DOP Utiel-Requena con más extensión de viñedo, gracias a su condición de cooperativa, y que supera las 10.000 hectáreas. Trabaja vinos de gran implantación en el mercado como es Enterizo y este mes va a culminar la introducción del último vino de una nueva gama, Al Vent tinto. Entrevistamos a dos de los pilares de esta bodega requenense, su enólogo, Diego Morcillo, y director comercial, Antonio Ramos.

[Img #5971] Coviñas nace con la gran cooperativa de cooperativas de la DOP Utiel-Requena, ¿cuál ha sido la evolución?
Antonio Ramos: Coviñas nace en 1965 agrupándose varias cooperativas exclusivamente para el tema de destilados; en 1971 se inicia el embotellado con el famoso Vino de la Reina, el primero que se embotelló en toda esta zona que ahora es la DOP Utiel-Requena. La filosofía de agruparse varias cooperativas se mantiene, somos una cooperativa de segundo grado y nos da una ventaja competitiva, puesto que controlamos el vino desde los orígenes, seleccionados el vino para el embotellado.

En el proceso de elaboración, ¿qué distingue a Coviñas de otras bodegas?
Diego Morcillo: principalmente el ser un grupo tan importante y tan bien distribuido  a lo largo de la denominación de origen nos permite alcanzar, climatológicamente hablando, los cuatro puntos cardinales de la comarca, con lo que cual tenemos zonas con 700 metros, otras mucho más bajas; eso permite que en un año de excedente de sol, por ejemplo, tengamos zonas más frescas, y hacer vinos más afrutados, y viceversa. Además nos permite que un volumen tan grande de vino con unas cualidades tan distintas dentro de la misma denominación de origen el poder desechar para el envasado el producto que no nos interesa; si embotellamos por encima de los 6 millones de botellas, seleccionamos entre más de 40 millones de kilos de uva del grupo Coviñas lo más adecuado para esas botellas, o sea, la mayor de las calidades posibles.

Uno de los últimos reconocimientos en forma de premio para Coviñas ha sido en el mercado británico para el vino Toro Loco, que ha creado una gran expectación en ese mercado, ¿cuál es la historia del vino Toro Loco?
Antonio Ramos: a veces tiene que venir gente de fuera para decirte lo bueno que es lo que tienes en casa, porque realmente Toro Loco es una marca de distribución, pero el vino es nuestro Enterizo Tempranillo de siempre. Ahora ha tenido que venir la International Winer Spirit para decir que es un vino con una medalla de plata y que tiene un valor extraordinario en la relación calidad precio y ha habido una locura en el mercado británico.

La próxima semana llega la presentación de Al Vent tinto, que completa la familia tras el blanco y el rosado. ¿Cuál ha sido el proceso de elaboración y las características de este vino?
Diego Morcillo: el proyecto Al Vent surge en Coviñas hace dos años, producto de un estudio de mercado para conocer nuevas tendencias y se determinó una línea a seguir de vino joven, de una calidad alta, a un precio competitivo. El blanco y el rosado ya estaban en el mercado y ahora le llega el turno al tinto. Con Al Vent tinto hemos buscado  trabajar desde el viñedo, por dos líneas distintas, uno con destino en barrica y otro con un potencial de fruta alto, para luego hacer un coupage y que el uno aportara la elegancia de cinco o seis meses en barrica y el otro aportara la fruta, ese es el concepto Al Vent. Se logra un vino de calidad para los expertos, y para el consumidor fácil de beber y disfrutar.

Para Al Vent rosado y blanco, ¿qué tipo de maridajes son recomendables?
Diego Morcillo:  son unos productos basados en la fruta, fácil de beber; así, debemos de ir a un tipo de alimentación más suave, con pastas, con ensadas, con carnes blandas, con alimentos con poca fuerza en boca y que nos van a permitir que haya ese equilibrio entre la comida y el propio vino.

Centrados en la parte comercial, ¿qué expectativas tienen con Al Vent tinto después de la experiencia del blanco y el rosado?
Antonio Ramos: el proyecto Al Vent nace en 2010 con el rosado y ha cumplido las expectativas de un vino moderno, con una botella muy diferenciada, para entrar en un mercado de hostelería y de tienda tipo gourmet, y en esa línea se ha seguido con toda la familia. Queremos posicionarnos en un sector joven y moderno, ese es el nicho de mercado. Ahora es cuando al completar la familia vamos a hacer un lanzamiento más fuerte.

¿Se ha hecho una apuesta por romper con lo tradicional y con otros productos de Coviñas con la presentación, en la forma de la botella o el diseño de la etiqueta?
Antonio Ramos: Sí, nuestra estrategia al ser un grupo grande nos permite escoger los mejores vinos entre una gran cantidad de uva; por ello comercialmente tratamos de expandirnos, con un mercado de exportación que supone el 70% de las ventas, con crecimientos fuertes, y luego diversificar y tener marcas y líneas de productos para todos los posibles nichos de mercado que se demandan. Enterizo tiene su público, Aula el suyo, el cava ha cubierto un espacio, y ahora nos faltaba algo como Al Vent y ya lo tenemos.

¿Los gustos del consumidor son muy distintos del mercado nacional al internacional?
Diego Morcillo: hay una diferenciación, pero no en cuanto a calidad; el mercado internacional ha madurado a gran velocidad, especialmente los países emergentes, que no son productores y por lo tanto no tienen tradición de consumo. Para solventar la agresividad que les puede parecer que tiene el vino se finaliza con una fermentación que le permita tener un poco más de azúcar de lo normal al final; eso en el mercado nacional no funciona así, porque tenemos más cultura de beber vino y un paladar que ha evolucionado en los gustos de vinos secos que te muestra todas sus cualidades. Esa es la única distinción genérica que podría hacer entre un mercado internacional y el nacional.

En un  sector tan arraigado a la tierra, ¿cómo se combina en Coviñas tradición con modernidad?
Antonio Ramos: la tradición no está reñida con adaptarte al mercado. Hay mercados con mucha cultura de vino, que es muy exigente, por ejemplo, Inglaterra, que es el país donde Coviñas más exporta. Es un mercado con la mayor oferta de vinos del mundo,  tienen cultura de consumo y son muy exigentes en la relación calidad precio. Ahí somos competitivos porque no tenemos intermediarios al tener la producción en casa y nos permite tener la extraordinaria relación calidad precio que nos está dando éxitos.

En el futuro más inmediato está la presentación de Al Vent tinto, y después, ¿qué proyectos tiene Coviñas a corto y medio plazo?
Diego Morcillo: contamos con un comité de nuevos productos que evalúa lo que exige el mercado y por dónde debe ir la producción. Lo siguiente tras Al Vent sea refrescar la gama Aula, el vino de gama alta, y potenciar el cava, que nos permite abrir unas posibilidades de mercado importante.

En el plano personal, ¿qué prefieren vino tinto, blanco, rosado o cava?
Diego Morcillo: si me tuviera que quedar con uno tendría un grave problema, pero probablemente lo haría con el rosado, aunque el tinto es el que más satisfacciones me da como consumidor. Pero el rosado por sus posibilidades, en una comida, o beberlo sólo con cualquier cosita, también como refresco.
Antonio Ramos: yo no puedo decantarme, un vino está relacionado con el momento y la compañía.

¿Un tipo de uva?
Diego Morcillo: la bobal, es fácil
Antonio Ramos: bobal, por supuesto, porque es un reto, era una desconocida a nivel internacional y ahora tiene un tirón

A la hora de seleccionar un vino en un restaurante, ¿cuál es su criterio?
Diego Morcillo: calidad precio, un balance entre ambos.
Antonio Ramos: sí, calidad precio, hay muy buenos vinos a un precio razonable, cuando viajo marco un límite y encuentro siempre buenos vinos.


Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
laredcomarcal.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
POWERED BY FOLIOePRESS